Buscar

ADAPTACION

Se supone que es uno de los recursos psíquicos de los seres humanos que evolutivamente nos hacen más fuertes, los que nos adaptamos sobrevivimos.Sin embargo considero que se trata de una de las tareas más complicadas para cualquier , ya que implica volver a encontrar un nuevo espacio frente a la nueva situación presente.


Puede tratarse de un cambio de residencia, un cambio de país, un cambio de situación sentimental, una nueva etapa de vida o cualquier cosa semejante que implique novedad y desconocimiento ante lo que a uno le acontece, como la pandemia que estamos viviendo.

El primer elemento que tendremos que tener es la paciencia , palabra fácil de decir y difícil de sobrellevar, ya que requiere poder ver pasar el tiempo, mientras se descubre que dirección se va tomar en el camino.

Ya no tenemos los recursos que en situaciones normales nos servían, nos daban estabilidad o pertenencia, por lo cual tendemos a recurrir a los viejos recuerdos, los placenteros, momentos en los que no había preocupaciones.

Abunda la incertidumbre, generando una sensación de angustia que intentamos calmar de forma inmediata , llamamos y recurrimos a las personas con quien tenemos un lazo de confianza o hacemos ejercicio , o comemos, o tomamos o bien buscamos alguna manera de poder distraer nuestra mente como sea.

Y aparece la gran paradoja del tiempo, quisiéramos amanecer en una nueva fecha del calendario, donde el agua ya tomó su curso, donde la rutina y la expectativas están claramente definidas, donde todo volvió a la normalidad, pero nos damos cuenta que queremos evitar en esta fantasía lo difícil del proceso.

Me pregunto porque serán tan lentos o largos los procesos, porque nos lleva tanto tiempo comprender , elaborar y restablecer. Quizás es porque la constante de la repetición y la continuidad va tornando la extrañeza en conocimiento, la dificultad en destreza y el cariño en amor. También este proceso de la pandemia nos ha tomado más tiempo de nuestras vidas sin pedirnos autorización y cada día nos vamos adaptando a nuevas formas de vida.

Nuevas formas de trabajo, de interacción social , nueva distribución del tiempo, nuevas distancias, nuevas formas de higiene , nuevas formas de aprendizaje, nueva formas de consumo, de relacionarnos y de auto concebirnos.

Sin embargo , la impotencia más grande es que no podemos controlar el tiempo , seria increíble darle fast foward y saltarnos estos días de incertidumbre , y ponerle play minimo cuando ya hayamos podido salir a la calle, pero desgraciadamente no se puede y además nos estaríamos saltando el aprendizaje; porque si algo es cierto es que nada va a volver a ser igual al regreso. Ha habido justamente mucho tiempo y muchas variables que cambiaron drásticamente la forma de nuestras vidas.

Es por eso que esta crisis trae muchas oportunidades , porque justamente es el momento de poder vivir un proceso de transformación y que además las circunstancias, en gran medida lo obligan a ser introspectivo.

Lo que arrastra la prueba de la adaptación, se trata de la reconfiguración de nuestro auto concepto , hemos perdido la vida que teníamos y quien creíamos ser , la tarea a continuación se trata de encontrar ese nuevo yo que ya existía , pero con nueva habiliadades. Se remueven los ladrillos que habíamos ido colocando a lo largo de nuestra vida y hay que hacer una remodelación interior, para que la tempestad no termine por derrumbarnos.

Nos acompaña también la soledad que es un enemigo de dos caras, a veces nos permite reencontrarnos, repasar nuestra esencia, contemplar el paisaje, pero en otras puede llegar a ser muy tirano , nos recuerda nuestros temores y nuestra vulnerabilidad , posicionándose así la soledad como una dificultad , no como un espacio necesario reflexivo.

Hay que cuidar de nuestra mente cuando se encuentra amenazada por la adaptación, ya que nos puede poner trampas si no la sabemos contener, comprender y reconducir, lo inconsciente puede llevarnos a un puerto desconocido y lleno de malestar.

Utilicemos la palabra como medio para desahogarnos, compartámosla con quien pueda recibirla y darnos de regreso una nueva perspectiva; también acomodamos nuestras ideas y podremos ver desde la ventana, el camino que a continuación vamos tomar y se asoma a lo lejos.

8 visualizaciones0 comentarios