Buscar

DE TERAPIA PRESENCIAL A VIRTUAL. PORQUE BUSCARLA EN ESTOS TIEMPOS


Siempreme ha sorprendidola increíbleposibilidad y oportunidad que existe detransformarnos al sentirnos escuchados y comprendidos por alguien más.Ya sea que ese otro nos contenga, nos consuele, nos de alternativas o simplemente una diferente perspectiva frente a lo que nos sucede, la cual no podemos verdel todo solos, porque necesitamos de ese espejo para tener la imagen completHe llegado a escuchar en ocasiones, personas que dicen haber trabajado sus problemática por si solos, sin embargo esto es incompleto, ya que está demostrado que de la relación que se establece entre dos (así como la diada de mama y bebe en un principio de la vida ) es la única que permite que nuestra conflictiva se despliegue frente a este otro y este a su vez pueda devolvérnosla para comprenderla y digerirla.

Muchas veces, recibimos esta escucha por parte de nuestros familiares, pareja, amigos o personas allegadas; siempre y cuando seamos lo suficientemente afortunados de contar con esta cercanía. 

¿Pero que sucede cuando lo que nos está ocurriendo nos rebasa y lidiar con nosotros mismos o con los demás se vuelve insoportable?

Es muy probable que dejemos de encontrar una respuesta o un alivio en este tipo de escucha que nos ofrecen nuestros más cercanos por varias razones:

1. No conocen, ni tienen porque comprender a profundidad lo que estas sintiendo internamente. Eso solo lo puedes llegar a descubrir tu con la ayuda de tu terapeuta

2. Siempre te van a dar un consejo u opinión desde su modo de reaccionar o desde su propia historia. Por lo tanto no es neutral y quizás no se adecue a lo que tú vives o necesitas.

3. Quizás por el cariño que te tienen o por no entrar en conflicto, eviten decirte las partes en donde tú también eres responsable de la situación. Solo al comprender tu participación en las situaciones, podrás realizar cambios, ya que cambiar es una decisión personal, no podemos cambiar a los otros.

4. Es probable que no logremos abrirnos del todo con esa persona a la que le contamos, ya sea porque no queremos sentirnos juzgados, porque no queremos tocar cuestiones más privadas o por miedo a que le cuente a alguien más. Es por eso que necesitamos a alguien neutral (que no tenga ninguna relación cercana con nosotros o nuestros familiares) que pueda guardar la confidencialidad para sentirnos cómodos al hablar.

5. Para encontrar las respuestas a lo que te ocurre, siempre es mejor recibir una retroalimentación de alguien que tiene experiencia profesional en escuchar y comprender la psicodinamia. Normalmente no vamos con nuestro amigo a que nos arregle un problema de rodilla, vamos al ortopedista; pues aquí ocurre lo mismo.

Es por estas simples razones que vale la pena acudir con un profesional de la salud si no nos estamos sintiendo emocionalmente bien.

¿Cómo saber cuándo necesito ir a terapia o cuando puedo resolverlo yo sólo?

Durante todos los años que he trabajado en el consultorio, me he dado cuenta que las personas acuden a terapia solo cuando la situación ya se desbordo! Cuando es imposible lidiar con la conducta de los niños, cuando ya no pueden dormir , cuando los pleitos con la pareja son demasiado frecuentes, cuando la tristeza ya no les permite levantarse, o cuando no pueden tomar una decisión que en el fondo saben que les vendría mejor, entre otras.

A cada persona le aqueja algo distinto y cada uno de nosotros tenemos una manera especifica de reaccionar frente a lo que nos ocurre; es decir tenemos nuestros propios mecanismos de defensa, ya sea que busquemos una actividad en donde plasmemos nuestros mayores intereses , o bien siendo muy bondadosos o críticos frente a algo que nos causa conflicto, o culpando a los demás de lo que nos ocurre o evadiendo las situaciones con distractores y finalmente negando que ocurren ( que este suele ser el más peligroso de todos, porque ya no podemos hacer nada al respecto).

Estos mecanismos nos sirven a todos para lidiar con las situaciones que se nos van presentando a lo largo de nuestra vida y gracias a ellos podemos sobrellevar las situaciones sin la ayuda de alguien más. ¿Pero qué pasa cuando viene una situación muy estresante (dificultades, perdidas, cambios, etc.) o como la pandemia que estamos viviendo actualmente? Resulta que perdemos el equilibrio y empezamos a utilizar nuestros mecanismos de defenza en exceso; es decir culpamos al otro todo el tiempo de lo que nos ocurre o nos llenamos de actividades para no contactar con lo que sentimos, por dar algunos ejemplos.

Es aquí cuando hay que atendernos porque estamos presentando síntomas, al igual que cuando nuestro cuerpo enferma por ejemplo de gripa y los síntomas son el malestar y la tos; nuestra psique también enferma y los síntomas son el malestar emocional y las conductas que no nos permiten estar en paz.

Si no te estas sintiendo bien la mayor parte del tiempo (independientemente de los altibajos que trae el confinamiento) y tu capacidad para manejar la situación ya agoto las herramientas que normalmente usas, es momento de acudir a terapia!


La terapia cambio y ahora es online debido a las circunstancias que estamos viviendo, sin embargo existen muchos pros y también contras. Es cierto que al tener que cambiar nuestra forma de interacción social de lo presencial a la pantalla o teléfono, perdimos muchas cosas como: el lenguaje corporal del otro, su esencia y todo lo que nos transmite de manera inconsciente con su actuar. También ahora estamos limitados por factores externos como la importancia del espacio del consultorio, la privacidad que se vive en este, así como interrupciones por la conexión, señal o incluso el volumen de la voz en algunos casos.

Sin embargo creo que esta situación de crisis mundial y distanciamiento físico también nos abren muchas alternativas positivas: poder acceder a un servicio terapéutico de calidad sin importar la distancia geográfica, animarse a atender dificultades que no hubiéramos tenido presentes si no es por los cambios abruptos que se han dado, tener un espacio externo de desahogo y contención aun estando en aislamiento e incluso una mayor accesibilidad en los costos para recibir un tratamiento.

Lo que sigue siendo igual es el poder de la palabra y la escucha del otro, que es básicamente de lo que se trata todo el trabajo terapéutico. La ventaja es que la tecnología hoy nos permite esto. Por otro lado mucha gente se encuentra incomoda de que sus familiares o pareja puedan escuchar las sesiones y hay mucha razón en esto; no obstante cuando le damos la importancia a nuestra estabilidad emocional, es cuestión de utilizar la creatividad en estos tiempos. Yo he llegado a tener mi terapia personal en el coche para poder sentirme cómoda.

Los padres de los niños también pueden encontrar asesorías y cursos desde la comodidad de su casa. Un aspecto positivo es que las estrategias que reciben de los profesionales de la salud o de la educación, tienen que implementarlas directamente ellos, verificando así la eficacia y mejorando el vínculo con sus hijos.

No lo pienses más, ahora es más fácil que antes.

Cecilia Alcocer

Psicoterapeuta Psicoanalítica

IG: @psic_ceciliaalcocer


Si necesitas ayuda o te quedaste con alguna duda, Contactame...

16 visualizaciones0 comentarios